FANDOM



Saint Seiya - Capítulo 97 "¡Reúnanse Armaduras de Oro!" (集結!黄金聖衣, Shūketsu! Gold Cloth!).

Sinopsis Editar

Dohko explica que, si se combina el poder de los Caballeros Dorados, producir luz solar no es imposible. Los Caballeros de Bronce no entienden bien y Dohko les explica: "Las constelaciones de los Caballeros Dorados se encuentran en la elipse. La elipse es el camino que recorre el Sol cada año. Las doce armaduras doradas se han bañado de la luz del Sol desde tiempos mitológicos y su luz y energía están almacenadas en estos ropajes." Dohko dice que si los Caballeros Dorados elevan su cosmo hasta el máximo, pueden generar la luz y energía de un Sol pequeño. Dohko les da sus armas a cada uno de los Caballeros Dorados (la espada para Mu, el bastón para Shaka, la barra doble para Milo y la lanza para Aioria) y él toma el escudo. Los cinco Caballeros Dorados encienden su cosmo y lanzan las armas contra el muro de los lamentos. Una luz aparece.

Mientras tanto en la Tierra, en el Santuario, Jabú, Nachi, Ichi y Shaina se dan cuenta que empieza un eclipse. En ese momento llega Marín y les dice que posiblemente la luz del Sol no vuelva a verse, pues este eclipse es extraño y recuerda que lo que más odia Hades es la luz del Sol. De pronto, estrellas fugaces salen de las Casas de Sagitario, Acuario, Capricornio, Tauro, Cáncer y Piscis. Todas las almas muertas de los Caballeros Dorados van al Infierno a brindar su ayuda. En Giudecca, el muro de los lamentos sigue intacto. Los Caballeros Dorados han fallado. Seiya le dice a Dohko que es su turno de intentarlo. Dohko le dice que, si el muro de los lamentos es la frontera entre el Infierno y los Elíseos, será imposible destruirlo con poderes humanos.

La única esperanza sería que las doce armaduras doradas estuvieran completas. En ese momento, llegan al Infierno las otras seis armaduras doradas que estaban en el Santuario y, al estar todas juntas en el Infierno, las armaduras comienzan a resonar. Al mismo tiempo, Kanon siente la resonancia de su armadura y entiende que las doce armaduras doradas se han reunido en el Infierno, así que debe darse prisa. Radamanthys aparece y le dice que no lo dejará pasar. Kanon se quita su armadura de Géminis y le ordena ir con su hermano Saga. Radamanthys lo ataca con su poder Gran Precaución y golpea varias veces a Kanon. Radamanthys está confiado en que lo vencerá ahora que su cuerpo no está protegido por la armadura dorada, pero Kanon lo sujeta y comienza a elevarse. Shiryu y Hyoga notan la estrella fugaz que se eleva y saben que Kanon sacrificará su vida. En el aire, Kanon ejecuta su poder Explosión de Galaxias, la cual golpea tanto a él como a Radamanthys y ambos mueren.

En ese momento, la armadura dorada de Géminis llega a Giudecca y, junto con las otras armaduras doradas, se separa en partes. Los Caballeros Dorados Máscara Mortal de Cáncer, Saga de Géminis, Shura de Capricornio, Aioros de Sagitario, Aldebarán de Tauro, Afrodita de Piscis y Camus de Acuario son revividos. Los cinco Caballeros Dorados vivos se sorprenden de que sus compañeros a pesar de ser solamente almas, están dispuestos a pelear por Atena y la Tierra. De pronto Aioros toma su flecha dorada y apunta al muro. Dohko le ordena a Seiya y Shun que salgan del cuarto, pues los Caballeros Dorados van a concentrar su cosmo en la flecha de Aioros. Esto generará una poderosa descarga para destruir el muro de los lamentos. También les recuerda que deben de llevar la armadura de Athena a Saori. Las personas normales no pueden cruzar el muro, por lo que no sabe qué pasará con los Caballeros Dorados, pero los Caballeros de Bronce podrán pasar pues sus armaduras han sido bañadas con la sangre de una diosa.

Finalmente, Dohko les dice que el cuerpo verdadero de Hades duerme en Elíseo y, como él no quiere lastimar su cuerpo, por eso toma cuerpos prestados como el de Shun. Dohko les vuelve a ordenar que salgan y Seiya y Shun aceptan.

"En ese momento..."

"Tuve una impresión, como si los doce Caballeros Dorados sonrieran..."

"Como nuestros hermanos..."

"Si peleamos juntos desde los tiempos mitológicos."

"¿No éramos hermanos? ..."

"Ahora, es tiempo de decir adiós a estos hermanos..."

"Adiós guerreros de sangre ardiente..."

"Adiós Caballeros..."

"Dorados..."

Los Caballeros Dorados forman un círculo y empiezan a concentrar su vida y alma y queman su cosmo dorado. Su energía la sueltan en la flecha de Aioros. Afuera, Minos llega y les ordena a Seiya y Shun quitarse de la puerta. Como no se mueven, los empuja y abre la puerta justo cuando ocurre la gran explosión.

Personajes Editar

Técnicas Editar

Armaduras Editar

Lugares Editar

Enfrentamientos Editar

Manga
Contrincante 1 Contrincante 2 Inicio Final Lugar Resultado Técnicas
Kanon mgal
Kanon de Géminis
Rhadamanthys mgal
Radamanthys de Wyvern
StS 97 StS 97 Quinta Prisión Doble K.O. Castigo Máximo
Explosión de Galaxias