Fandom

Saint Seiya

The Lost Canvas - Capítulo 100 "Erupción"

4.282páginas en
el wiki
Crear una página
Discusión0 Compartir


"Erupción" (噴火, Funka) es el capítulo número 100 de The Lost Canvas, ubicado en el Volumen 12 de la obra, puesto a la venta el 6 de febrero de 2009.

Sinopsis

El demonio desafía a Tenma a pasar la última prueba y detener la erupción de la isla Kanon. En otro lado, Dégel se decide a ir hacia las tierras de Bluegard para negociar con el dios Poseidón.

Casa de Escorpio

Dégel ha llegado hasta el octavo de los doce templos y sorprendido, ha escuchado unos lamentos desde su interior. No muy lejos de allí, su guardián se encuentra pisoteando a una pobre “víctima” ante la mirada desaprobadora del recién llegado. El espectro Zeros Frog -que al parecer sobrevivió al ataque de Kagaho, el día en el que murió Aldebarán- ha sido atrapado por el caballero dorado y ahora se ha convertido en su nuevo juguete. Las agujas escarlatas provocadas por su dedo carmesí le están provocando un sufrimiento y un castigo brutal. Resignado a su suerte, no ha cesado de quejarse ante la impaciencia del otro, que lo considera un espectro sin orgullo y que sufrirá con cada una de sus agujas, ¡¡ante él, el gran señor Kardia de Escorpio !!

Dégel se le ha acercado en silencio y le ha preguntando con reproche que es lo que está haciendo. Al verlo, Kardia lo reconoce y le comenta que es raro verlo por el templo de Escorpio . Una vez más, Dégel ha insistido preguntándole que cree que está haciendo con ese sujeto. Levantando su larga uña carmesí, el interesado le ha preguntado relajado si acaso todo eso es un interrogatorio… pero ante la mirada seria de su invitado, este se ha reído diciéndole que estaba bromeando, que simplemente se encuentra aburrido porque el desgraciado de Hades huyó al Lost Canvas antes de que pudiera cavarle su tumba y ahora que está en los cielos, no tienen manera de alcanzarlo. Es por eso, que le estaba preguntando directamente a ese espectro un método para ir hasta ese lugar. Pero ese sujeto sólo es un inútil que sólo grita y patalea con su sucia voz, ha terminado siendo una presa insignificante, sin espíritu sin dignidad y sin orgullo, ¡se le estropear la uña matándolo! Volteando de golpe, ha mirado a Dégel con una gran sonrisa y le ha comentado que si se tratará de él, seguramente sería un buen desafío, y lo incita a pelear a menos que tenga algo más que quiera decirle…

Dégel le explica que por órdenes de Athena, en esos momentos se está dirigiendo a las tierras de Bluegraad en Siberia y quería que él lo acompañara en su misión. Al escuchar a donde tienen que ir, Kardia se ha dado la vuelta y haciéndole un gesto de desprecio con la mano le ha pedido que no bromee con él, que vaya y se lo pida a alguien más porque jamás podría tolerar semejante frío, además, no le interesa aceptar una encomienda aburrida. Dégel le ha respondido tranquilamente que no le parecería una “encomienda aburrida” si supiera que deberán tratar directamente con ¡¡el emperador de los mares Poseidón!! Tendrán que negociar con la voluntad del dios que permanece resguardado en Bluegraad y pedirán su ayuda para poder atacar el Lost Canvas… pero es posible que no puedan evitar la confrontación. Tan sólo con el nombre de Poseidón, Kardia se detuvo sorprendido y la cara se le ha llenado con una enorme sonrisa de satisfacción, ¡por fin un rival digno para él! ¡Qué mejor que afrontar a un dios, no podría haber un trofeo más grande que ese! Todo su ser se ha llenado de excitación, su uña carmesí ha comenzado a brillar por la impaciencia. Dándose la vuelta, le ha pedido a Dégel que se den prisa, no vaya a ser que ese dios también se les vaya a escapar como lo hizo Hades. Sonriendo, Dégel murmura sobre la idea de un dios escapando… Ya en la entrada de la casa, Kardia le pregunta si es que le dijo algo a lo que este le responde distraído, que no…

Isla Kanon

El volcán de la isla Kanon ruge con fuerzas, mientras un desesperado Tenma corre a su encuentro. Sin saber cómo tiene que proceder, ha logrado llegar hasta el cráter donde el calor se ha intensificado tanto, que ningún humano normal podría sobrevivir allí. El magma ha comenzado a subir y en cualquier momento se transformará en una masa destructora incontrolable. Ahora es el momento de llevar sus fuerzas al límite, tiene que detener la erupción del volcán a como dé lugar o toda la gente de la aldea morirá… Será como en aquella ocasión cuando era un niño y protegió su pueblo de aquella inundación, cuando aún podía proteger a las personas que quería… no como ahora que ha perdido a muchas de ellas sin poder hacer nada al respecto. Esa impotencia que siente, ya no la quiere… ¡de ninguna manera!

Decidido a salvar a los isleños, Tenma se ha lanzado al interior del volcán. Su cuerpo se encuentra protegido por su propio cosmos y el magma ya no lo afectará, ahora lo que tiene que hacer es detener la fuerza del volcán con su poder. Su energía se ha concentrado en la palma de su mano que trata de empujar la lava hacia abajo pero es inútil, la masa se sigue elevando junto con él por más que en ese momento está dando todo de sí. Ni siquiera sus gritos desesperados han conseguido ser de gran ayuda y tal como lo dijo el Demonio, está perdiendo el sentido… el cosmos de su interior se está escapando, a pesar de que está quemando su vida, no conseguido que el volcán lo sienta… ¡Pero ahora comprende! El rugido que usó el Demonio para detener la erupción no era poder… ¡¡eso era sensación!! La isla Kanon puede sentir el poder liberado, puede percibir el cosmos que ha liberado desde su interior, el sentido que va más allá del sexto, con el sentido que sobrepasa a todos los demás, unificándolos… Perdido entre el magma y el humo, Pegaso ha desaparecido en el interior del cráter ¡Ahora es el momento de liberar todo su poder y detener la erupción! Desde el interior del volcán se ha escuchado una potente voz que ¡¡le ha ordenado a la erupción detenerse!! Toda la isla ha temblado por el poder emitido y los isleños han sentido la erupción detenerse. Al otro lado de la isla, el Demonio ha recuperado el cuerpo inconsciente de Tenma y lo ha depositado en el suelo frente a la playa con la caja de su armadura reposando intacta a su lado. A pesar de su indiferencia natural, el Demonio se ha mostrado sorprendido ante aquel muchacho, jamás imagino que sería capaz de detener la erupción… La aldea está a salvo ahora, y además de Pegaso, un nuevo personaje ha llegado para verse con él. El Demonio ha visto el alma de Asmita salir de la caja de la armadura de Pegaso y con burla le ha comentado que ahora hasta los muertos vienen a deambular por allí. La noche ha caído y el reflejo de Asmita bajo la luna no ha hecho que pronunciarse más. Sonriendo, ha llamado al Demonio con el nombre de Deuteros y lo ha saludado amablemente. Gracias a la sangre que le brindó, una parte de su alma ahora habita en la armadura de Pegaso. Contento como pocas veces lo ha estado, le dice que lo que hizo no es propio de él, haber tomado a un aprendiz… sin embargo, gracias a eso, logró que Tenma desarrollara el Séptimo sentido en un instante. Deuteros que fingía no prestarle atención, le ha dicho que sólo lo hizo porque fue una buena manera de matar el tiempo. Divertido, Asmita le comenta que él ya está muerto y sólo pertenece a ese mundo para alcanzar la iluminación a través del Octavo sentido pero que ya no los podrá ayudar, sin embargo, acaso no es él, Deuteros, el hombre con el poder de aplastar las estrellas de la galaxia. No debería encerrarse en una simple isla, debería pelear por un ideal y que pelee también en su lugar. Y todo eso se lo dice a él, como la persona fuerte que es y como un viejo amigo. Con sus últimas palabras, el alma de Asmita ha desaparecido para seguir su propio camino, dejando a Deuteros pensativo y mortificado. Volviendo en sí, se ha puesto de pie para terminar lo que tenía pendiente, ya se aburrió que los muertos le vengan a predicar, ahora ha llegado el momento de tomar una decisión. Primero se ocupará de esa armadura de bronce, que al parecer es tan importante…

Varias horas han pasado y el sol ha aparecido en el horizonte indicando el amanecer. Tenma se ha despertado en la orilla del mar, sólo y con la caja de su armadura al lado. La aldea está a salvo e incrementó sus poderes. Por primera vez en mucho tiempo, se siente bien porque está vez sin lugar a dudas lo logró.

Personajes

Técnicas

Fuente

Blog de Saint Seiya: The Lost Canvas 100

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar