FANDOM



"Ira" (怒り, Ikari) es el capítulo número 103 de The Lost Canvas, ubicado en el Volumen 12 de la obra, puesto a la venta el 6 de febrero de 2009.

Sinopsis

Dégel y Kardia fueron transportados a la ciudad de la Atlántida de Poseidón desde Bluegard. Pero les esperaba una emboscada por Radamanthys y Pandora en la cual, ¡Unity ha sido asesinado!

¡La indignación de Dégel! ¡Venganza por Unity! ¡Su amigo asesinado por el gran enemigo! ¡El ataque mortal de la ira!

Radamanthys de Wyvern yace a lado del difunto como fiel verdugo. Pandora al otro extremo no se ha inmutado ante el asesinato y ha preferido desafiar a los caballeros con la mirada. Pero a pocos metros de distancia, Dégel ha acumulando una gran cantidad de ira en su interior, el recuerdo de su amigo muerto ha pasado como un flash dentro de su cabeza, los momentos que compartieron juntos cuando eran niños y las promesas hechas. Su mente funciona para cumplir un solo objetivo: ¡Venganza! Uniendo sus manos, ha estirado sus brazos apuntando en dirección de sus enemigos. Ellos que se atrevieron a matar a su amigo… ahora recibirán su más grande ataque: ¡Aurora Execution! (Ejecución Aurora). Está técnica consiste en elevar su cosmos hasta el séptimo sentido para crear un poderoso ataque, capaz de congelar todo a su paso. La energía expulsada ha sido lanzada como un proyectil y se ah estrellado congelando parte del templo, incluyendo a los intrusos. Pandora y Radamanthys han sido atrapados dentro de un enorme y deforme bloque de hielo, quedando como meras estatuas en su interior. Sorprendido, Kardia ha pensado que lo consiguió pero este sólo tiene ojos para Unity, quien no se ha movido de su lugar. Desde el interior del bloque, han comenzado a aparecer cuarteaduras, innumerables grietas que han resquebrajado el hielo. Radamanthys ha expulsado parte de su poder y ha logrado romper su ataúd de hielo sin mayor esfuerzo. Ha sido una técnica inservible ante él, uno de los tres Jueces y jamás podrá derrotarlo con un nivel de energía tan bajo… porque una simple cortina de hielo no se compara, ¡¡frente al rugido del Wyvern!!

El poder expulsado ha sido tal, que ambos caballeros han sido empujados hacia atrás protegiéndose con los brazos. Kardia ha hecho un gesto amenazador pero por dentro, está conmocionado por nivel que del Juez. Al final, ambos han salido disparados hacia atrás chocando duramente contra el piso. Pandora se ha recuperado totalmente y de buen humor ha dado unos pasos hacia el frente agradeciéndole a Acuario por haberla refrescado, pero ya no puede seguir perdiendo el tiempo con ellos, ahora tiene que ir hacia donde está Poseidón para negociar con él. Mirando de reojo a su guardián, le ha dicho que se encargué de esos dos y que no vaya a cometer el mismo que Minos. Radamanthys le ha devuelto la mirada con cierto respeto y le ha asegurado que ahora, que finalmente está en el campo de batalla, no tiene razón para cometer ningún error… ¡¡ no como lo hicieron los dioses gemelos!! Casi a la salida del salón, Pandora medio divertida le ha respondido que eso espera y ha comenzado a marcharse de allí, pero unos anillos de hielo han salido de la nada envolviéndole el cuerpo y sellando sus movimientos. Dégel la ha sellado impidiéndola pasar. Jamás se había mostrado tan amenazador, le ha parecido una insolencia que ella haya querido pasar de largo como si no hubiera nadie más. Además, no deberían pensar que los podrían derrotar con el nivel mostrado hace un momento. Radamanthys ha llegado al costado de su señora en menos de un segundo, justo cuando ella había empezado a reclamarlo y ha sido liberada inmediatamente. El Juez ha abierto las enormes alas de su sapuri haciendo añicos los círculos de hielo ante la mirada desconcertada de su oponente. Hace mucho tiempo que estuvo esperando el momento de luchar pero no tuvo la oportunidad hasta ahora por culpa de los dioses gemelos… pero ahora, nada de eso le preocupa, ¡porque para él, la Guerra Santa acaba de comenzar!

Resignado a dejarla pasar, Dégel ha decidido concentrarse en derrotar a Radamanthys, ¡él será el primero que pague por el pecado de matar a Unity! Sus manos se han juntado nuevamente, listas para atacarlo y acabar con él en esas eternas tierras del hielo. El reto ha sido lanzado y el Juez ha rugido aceptando el desafió, ahora podrá utilizar todo el poder acumulado y aniquilarlos a todos. Ambos cosmos se han intensificado y en un abrir y cerrar de ojos, las dos técnicas han salido disparadas. ¡Aurora Execution y Gliding Roar (rugido deslizante)! El aire congelante ha salido como un enrome rayo, una energía tremenda avanzado recta hacia el enemigo. Pero todo ha salido mal. Gliding Roar es una técnica que sirve para distraer al enemigo en principio, utilizando las alas de su armadura, el Juez se ha elevado por los aires esquivando el fulminante ataque para luego, caer en picada hacia él y atacarlo con todo su poder. Aún con los brazos pegados, Dégel sabe que no hay nada que pueda hacer para esquivarlo… El poder lo ha traspasado, la terrible embestida ha dejado una ráfaga negra que se ha comenzado a disiparse lentamente. Dégel se ha dado la vuelta para tratar de protegerse y aparentemente no ha recibido mucho daño. Sorprendido ante su resistencia, Radamanthys ha sonreído hasta darse cuenta de un detalle que había escapado a los ojos de todos.

En el último instante, Kardia se interpuso entre ellos, protegiendo a su amigo de la mayor parte del impacto. Los otros dos se han quedado fríos en sus posiciones, su llegada ha sido más que sorpresiva por lo que ninguno ha podido reaccionar. Arrogante como siempre, Kardia el ha dicho que es muy aburrido que sólo ellos dos sobresalgan en todo eso. Si siguen así… ¿hacia dónde va enfocar su sensación de soledad…? A pesar de salvarlo, Dégel se ha enojado con él por entrometerse en su pelea… pero no ha podido continuar ya que el otro no lo ha dejado. Le ha dicho que lo entiende perfectamente, su amigo fue asesinado frente a sus ojos y sólo desea matar a ese sujeto al que tanto odia. Sin embargo… hay algo más que tienen que hacer. Frente a ellos, irritado como pocas veces lo ha estado, Radamanthys los ha obligado a voltearse, ya no soporta esas interrupciones, no le interesa cuál de esos dos pequeños “insectos” sea el primero… ¡en cualquier caso los pisoteará a los dos!

Sonriendo de lado a lado, Kardia le pregunta si de verdad cree que eso sucederá… ¡Sorpresa! Tres grietas han aparecido en su sapuri, las tres primeras agujas escarlatas han sido lanzadas sin que el enemigo se diera cuenta. Ahora las punzadas han comenzado a vibrar ante la mirada estupefacta de Radamanthys que no se explica cuándo y cómo fue que lo atacó. Inclusive Dégel ha cerrado los dientes, sorprendido ante los tres diminutos agujeros. Soberbio y altanero… poniéndose una mano en la cintura, Escorpio se ha disculpado ante el Juez, pero no pudo resistirse a dejarle su marca personal… no puede detener esa sensación. Su uña carmesí ha crecido más que cuando se encontraba en el octavo templo torturando a Zeros. Ya no puede evitarlo, ahora desea matar a ese sujeto, aún más que Dégel.

Personajes

Técnicas

Fuente

Blog de Saint Seiya: The Lost Canvas 103

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar