FANDOM



"Disposición" (意地, Iji) es el capítulo número 122 de The Lost Canvas, ubicado en el Volumen 14 de la obra, puesto a la venta el 8 de junio de 2009.

Sinopsis

Regulus demuestra su fortaleza innata durante el combate contra Violate y logra la victoria con su Plasma Relámpago tras una embestida desesperada por parte de ella. El encuentro ha terminado con Regulus de Leo meditando sobre el desenlace final y el deseo de ambos combatientes.

¡Llega el final del encuentro entre bestias! ¿Cuáles son las palabras hacia la fuerte combatiente caída…?

Regulus se ha mantenido observando el cuerpo sin vida de Violate que a pesar de haber caído, se ha mantenido con el puño en alto, como la feroz combatiente que fue en vida. Su puño era muy poderoso, probablemente se debía a que ella también tenía algo que proteger… Ese puño en alto representa la gran cantidad de sentimientos que guardaba adentro, sus ideales y ese último momento de la guerra donde ella fue testigo, autora y guerrera vencida. Ya nada más se puede hacer y la ha mirado por última vez con cierta tristeza y se ha dado media vuelta para marcharse, pero justo en ese momento, desde el cielo, proveniente desde el barco negro que ha llegado hasta esas tierras, ha salido un gigantesco rayo de energía con la forma de una equis. El estallido ha tomado por sorpresa al joven León quien estaba de espaldas e indefenso, la explosión lo ha alcanzado y el ataque canallesco y sumamente cobarde ha cumplido con su objetivo al neutralizar momentáneamente a Regulus, la última gran defensa del barco de la esperanza.

Frente al barco

El enorme Stand, espectro del Escarabajo, ha embestido al pobre Yato quien ha caído a pocos metros adolorido. Además del espectro, docenas de soldados negros han llegado con prisa con lo que el ejército de Hades ha inundado el lugar con sus fuerzas nefastas y con un único propósito: destruir el barco y a todos los caballeros en el proceso. Yato, Junkers y los demás caballeros de bronce han mirado la situación con impotencia, sobre todo por el enorme número de espectros que han llegado, la duda los ha sumergido pero en el fondo saben que batallarán y morirán allí si es necesario. Irritado, Stand se ha burlado secamente del maltrecho barco con el que pensaban llegar hasta el Lost Canvas, de esa nave en decadencia al igual que la diosa a la que protegen. Y es por eso que acabará con esas ingenuas fantasías destruyendo esa chatarra que protegen con tanto ahínco. Los demás no han salido de su asombro por la manera en la que se han desarrollado los eventos, pero Yato no ha podido contenerse y le ha contestado a gritos al “maldito escarabajo” ¡que no tocará ese barco con sus inmundas manos! Después de todo, aún quedan ellos, sus protectores, y por supuesto: la esperanza. Unicorn Gallop ha salido con fuerza hacia el voluminoso espectro pero este ha bloqueado el ataque tomando a Yato por la cabeza con su enorme mano y sujetándolo con fuerza. Violate se encargo de desviar la atención de Leo y sin ese sujeto que ya no regresará, los caballeros de bronce y soldados son como parásitos que nada pueden hacer si no tienen a algún caballero dorado de quien alimentarse. Stand ha lanzado con violencia al pobre Yato quien se ha estrellado aparatosamente contra el duro suelo de roca, quedando malherido pero con fuerzas aún como para no darse del todo por vencido.

Los cinco caballeros de bronce al igual que todos los soldados que se encontraban ayudando con las reparaciones del barco, se han situado frente a este para protegerlo pero todos los enemigos han llegado y los han superado en número con facilidad. Ellos son la última esperanza, y se quedarán allí protegiendo el barco y probablemente… serán todos exterminados, como pesimistamente ha murmurado Yato. Pero no toda está perdido aún, Junkers (lobo), Bleriot (León menor), Douglas (Oso) y Curtis (Hydra) se han levantado y abrazado, formando una especie de muro protector. Es Junkers el que ha hablado como líder que es: porque si bien es cierto, ellos no son nada en comparación a los caballeros de oro o a los de plata y eso lo saben bien, pero nada de eso les preocupa porque… es esos momentos ellos serán los “don nadie” que se encargarán de proteger en lo que creen. ¡Aún siguen en pie! ¡Aún tienen el espíritu de lucha intacto! ¡Ahora es el momento de demostrar su verdadera obstinación! Yato también se ha levantado al igual que todos los soldados y juntos se han tomado de los brazos creando un enorme muro de protección junto a Junkers y compañía. El cosmos ha emergido y se ha combinado gracias a la voluntad compartida de todo el grupo, gracias al deseo y a la obstinación. Ese el momento de dar todo de sí y cada uno de ellos se encuentra maravillosamente alentado a proteger ese barco, porque ese el momento, ¡ahora…!

Stand los ha observado con rabia pero a la vez con cierta incredulidad, los ha visto formar ese enorme muro de contención con sus cuerpos y sus cosmos y ya no puede soportarlo. Avanzando con decisión, les ha lanzado un enorme puño con todo el poder que poseía, pero este se ha detenido a treinta centímetros del rostro de Junkers. Su puño es incapaz de atravesar la protección. Mientras ellos estén allí, el enemigo no podrá pasar. Ellos no se darán por vencidos, y esto lo hacen por ellos, ¡porque aún hay algo que deben de hacer!

En el cielo, alto, por encima de todos ellos, el barco negro ha aparecido y una potente voz se ha dirigido a Stand. Junto a dicha voz, ha llegado un gigantesco cosmos con lo cual el arribo del tercer Juez es inminente. Todos han volteado las miradas hacia el cielo, los soldados negros se han puesto de rodillas y un temeroso Stand se ha inmovilizado escuchando las instrucciones de su señor. Con autoridad, la voz les ha increpado todo el tiempo que están perdiendo frente a esos caballeros de bronce, que esos oponentes sin valor no deberían retrasarlos. De repente, el barco negro ha descendido por un costado, aterrizando muy cerca de allí, llevándose de encuentro a todo aquel que se encontraba en su camino. El polvo y las rocas se han levantado por el impacto y todos han observado con temor al poderoso espectro, líder del ejército, arribar. En la Proa del barco, Aiacos, imponente, se ha presentado con el cadáver de Violate entre sus brazos y les ha dicho a los presentes que esa suciedad, ¡será limpiada con la sangre de todos! Su fiel apoyo ha caído y ahora el Juez sólo puede pensar en la venganza y en la muerte de todos los caballeros.

Personajes

Objetos

Lugares

Fuente

Blog de Saint Seiya: The Lost Canvas 122

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar