Fandom

Saint Seiya

The Lost Canvas - Capítulo 22 "Flor y lluvia"

4.281páginas en
el wiki
Crear una página
Discusión0 Compartir


"Flor y lluvia" (花と雨, Hana to ame) es el capítulo número 22 de The Lost Canvas, ubicado en el Volumen 3 de la obra, puesto a la venta el 8 de mayo de 2007.

Sinopsis

Pueblo de Rodorio

Rodorio, un bonito y tranquilo pueblo situado en las cercanías del Santuario donde habitan los únicos humanos comunes y corrientes que conocen la existencia de Athena y de sus caballeros. Un aleteo se hace escuchar y Minos llega posándose encima de una de las casas en el centro del pueblo y contempla a los habitantes asombrados y sumamente asustados por su presencia. El Juez no pierde el tiempo y comienza a destruir todo a su alrededor con la intención de crear el casos y destruir todo a su paso. Las personas cercanas se dan cuenta que los espectros han logrado pasar la barrera de rosas de Albafica y que han penetrado en el pueblo y corren asustadas para salvarse. La niña con la rosa roja en el pecho se sorprende al ver al Juez y huye con los demás pero su papá queda atrapado después del derrumbe de una pared. Ella intenta ayudarlo y le da ánimos pero este le pide que lo deje y se vaya lo más rápido posible, que se salve por favor y vaya al Santuario a pedir ayuda. El rostro de la niña se pone rojo y las lágrimas comienzan a caer. Retomando fuerzas, deja a su papá en el piso y sale corriendo angustiada sin saber qué dirección tomar. Mientras avanza, piensa en el caballero Albafica y no puede creer que haya sido derrotado porque el juro que los protegería y pase lo que pase, ella esta segura –y no duda ni por un instante- que cumplirá su promesa.

Tiempo atrás

Un día de lluvia la niña corría por el sendero que conecta el pueblo de Rodorio al Santuario llevando unas flores recién cortadas como obsequio para el Patriarca pero el clima era tan malo que las flores empezaban a estropearse. Una capa blanca cayó sobre ella protegiéndola de la fuerte lluvia y cuando ella volteó vio a un hombre con una espléndida armadura dorada que se alejaba. Asustada pero agradecida se aproximó al extraño para agradecerle el gesto, pero este la detuvo y le pidió que no se le acercara. La niña se quedó pasmada ante tal respuesta, llevó las flores al Santuario y regresó a su casa. Ella lo único que quería era darle las gracias pero fue muy frio; el caballero Albafica es un hombre bello pero bastante frío y distante. Su papá que escuchó sus comentarios le respondió que no dijera esas cosas, que él debe tener sus razones para actuar así, nunca hay que juzgar a las personas por la primera impresión. Se dice que el simple hecho de acercársele puede ser peligroso para los demás porque él ha pasado una gran cantidad de años entrenando en el campo de rosas envenenadas y por esa razón su sangre y su cuerpo están completamente sumergidos por el veneno y ese es un peligro que desea evitarle a cualquiera que se le acerque, y de ahí viene su soledad voluntaria. La niña agachó su cabeza avergonzada comprendiendo en ese momento que el caballero Albafica era alguien sumamente fuerte pero sobre todo una buena persona, que se alejaba de los demás para protegerlos. Al día siguiente partió rumbo al Santuario llevándole la capa blanca al caballero dorado, sabiendo que tal vez no podría dársela en persona pero esperando que aunque sea se le pudiese agradecer lo que hizo por ella, a esa persona que conoció ese de día de lluvia y que siempre luchó por todos ellos y los protege.

Pueblo de Rodorio

Una pared ha explotado, regando sus pedazos a un lado del camino bloqueándole el paso a la niña con la rosa roja y el Juez se ha aparecido enfrente de ella. Las personas al ver al espectro salen corrieron despavoridas, la pobre se ha quedado indefensa, petrificada con una mirada de terror. El Juez no tarda en fijarse en la rosa roja que lleva puesta y comenta que ese era el día de la rosa para él. Con una actitud agresiva le pregunta a la niña si acaso es una amiga del caballero de Piscis; y al no obtener respuesta le dice que desaparecerá al igual que lo hizo él. La niña se arma de valor y tomando la rosa roja entre sus manos le pregunta al Juez si fue él quien luchó contra el caballero Albafica a lo que Minos le responde que sí, que quería verificar la reputación de los caballeros de oro y que fue divertido pero nada más que eso. Con lágrimas en los ojos pero llena de rabia le contesta a Minos que Albafica no podría perder contra alguien como él, es más, los espectros jamás podrán derrotar a los caballeros de Athena. Ella lo mira con odio y lo insulta, su tristeza en inmensa y ha perdido las esperanzas de vivir, sabe que el espectro no la dejará partir y se alista para lo peor. Minos le dice que será como ella quiera, que tiene cosas más importantes que hacer y no tiene tiempo de divertirse con unas larvas y sin perder más el tiempo, la ataca.

Personajes

Técnicas

Fuente

Blog de Saint Seiya: The Lost Canvas 22

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar