FANDOM



"Signos de turbulencia" (不穏の兆し, Fuon no kizaji) es el capítulo número 51 de The Lost Canvas, ubicado en el Volumen 6 de la obra, puesto a la venta el 8 de noviembre de 2007.

Sinopsis

Titan´s Nova ha estallado de una manera brutal. Todo el suelo se ha volteado y la energía acumulada del piso ha salido en todas la direcciones. La terrible explosión ha dejado hecho añicos la zona frente a Aldebarán y ha sepultado tanto a Wimber como a Cube debajo de los escombros, matándolos al fin. Los chicos no se han despertado a pesar de todo el ruido e ignoran todo lo que acaba de suceder. Aldebarán de Tauro no se mueve, su cuerpo no le responde más, la última pizca de vida lo ha abandonado.

Cerca de allí, aparece un tercer espectro que se encontraba escondido observando toda la pelea. Zeros de Sapo de la estrella terrestre de la rareza ha llegado hasta la escena de la destrucción y comprueba que sus camaradas han sido aniquilados de una manera brutal. Mirando el cuerpo –aún en pie de Aldebarán- se comienza reír, gritando con todas sus fuerzas que nadie se había percatado de su presencia, que él es el tercer asesino enviado por su señora Pandora y que ahora que los otros murieron, todo el crédito será suyo. Arrastrándose como un reptil, pasa a través de los escombros y se para frente al gran caballero de Tauro. Antes de encargarse de Pegaso quiere terminar de humillar al guerrero caído. No entiende cómo es que todavía puede estar en pie, que si se murió que se caiga de una buena vez y procede a golpearlo y a insultarlo para que se estrelle contra el piso, pero es inútil. Detrás de él, un hombre ha llegado y con un revés de su mano, una gran llama negra saca volando a Zeros que se estrella contra el suelo, pensando que se trataba de un caballero de oro.

Kagaho de Benuu de la estrella celeste de la violencia ha llegado y ha masacrado a Zeros con un solo ataque. Sus heridas han sanado pero su armadura aun muestra algunas grietas de su último combate sin contar una de las alas que le faltan. Mirando con desprecio hacia Zeros, le dice que no está de acuerdo con lo que hace y que duda mucho que ese plan sea la voluntad del señor Hades. Levantando la voz, le ordena que le diga de quién fue la orden de asesinar a Pegaso. Zeros voltea la cabeza para mirarlo y le pregunta si de verdad quiere saberlo o es que acaso ha venido a quitarle todo el crédito por la misión. Kagaho no está para juegos y le pone un pie encima para evitar que se levante y lo vuelve a empotrar contra el suelo, haciendo que todo el lugar se agriete con el cuerpo de su víctima. Zeros se retuerce de dolor y le dice que es un salvaje, que quite su pie de encima o le va a pesa. Esta última queja hace que Kagaho lo empiece a pisotear con gran fuerza, una y otra vez, con mucha calma pero con gran fuerza hasta dejarlo en un estado lamentable. Croando y gritando a la vez, el pobre espectro le pide que se detenga, que ya entendió, que pare, se lo dirá todo. Fue la señora Pandora la que les ordenó venir al Santuario para eliminar al caballero de Pegaso que representaba un estorbo para ella. La cara de Kagaho refleja ahora un poco de tristeza, no entiende como su señor pudo permitir algo así, pero Zeros lo interrumpe diciéndole que en esos momentos Hades se encuentra totalmente concentrado en la elaboración del Lost Canvas. Gran parte del cielo revela la enorme pintura que acabará con la humanidad y Kagaho levanta la mirada para apreciarla. Zeros se encuentra un poco divertido al ver la expresión en el rostro de Benuu mientras le sigue contando todo lo que sabe. Le dice que la señora Pandora ha comenzado a dudar del señor Hades, que ese es unos de sus temas favoritos de conversación con Cait Sith; siempre se preguntan si es que en esta vida, el señor Hades es en realidad ¿su señor Hades? La señora Pandora está moviéndose por su cuenta ahora, por lo que pueda llegar a pasar y, que ella es y ha sido durante todo ese tiempo, la verdadera dirigente del ejército de espectros. Zeros termina con su relato y luego procede a burlarse de Kagaho preguntándole qué es lo que hará, si ahora cumplirá con la orden para complacer a la señora Pandora; que lo piense bien porque podrían unir tanto el poder de las llamas negras con su cerebro y juntos ,hasta los tres Jueces temblarían… Un fuerte sonido retumba en el lugar, Kagaho no pudo aguantar más y le ha dado a Zeros un terrible golpe dejándolo inconsciente y maltrecho en el piso. La voluntad de su señor Hades es lo único que le importa y no tiene la intención de seguir a nadie más.

Tenma por fin comienza a recuperarse, se despierta y se pone de pie rápidamente, se encuentra asustado, no sabe que le paso ni cuánto tiempo ha transcurrido desde entonces; voltea desesperado buscando a Aldebarán… A su lado el gran guerrero se encuentra en el piso, tranquilo pero muerto. Corriendo se acerca para ver con horror su cuerpo tendido, inmóvil, hasta que una voz lo distrae y lo hace voltear de manera agitada. Kagaho le dice que el caballero de Tauro hizo un gran trabajo y que aunque murió, fue un hombre indomable. Tenma se le lanza encima lleno de rabia pensado que fue él quien acabó con su vida y lo ataca. Su golpe es rechazado con mucha facilidad y es arrojado por el cielo, envuelto por unas poderosas llamas negras. El espectro le dice que es una lástima pero que no fue él que mató a Tauro, luego procede a acercarse a Pegaso que acaba de caer y lo levanta por los aires sujetándolo con una mano por su remera de entrenamiento. Tenma le agarra el brazo para tratar de zafarse y le dice que es un cobarde, todavía no entiende bien lo que pasó y sólo piensa en pelear y desahogarse. Kagaho lo mira fijamente como si fuera un insecto insignificante y le informa que de ahora en adelante enviarán un asesino tras otro sólo por él y que lo que pasó ahora sólo fue un aviso. Las ideas de Pegaso comienzan a aclararse, dentro de su cabeza las palabras del espectro comienzan a tomar forma y se da cuenta que Aldebarán… deber haber muerto protegiéndolo… la culpa lo invade, su expresión cambia radicalmente a una de duda. Kagaho lo deja caer y se da media vuelta, ignorándolo por completo se dispone a irse. Tenma se reincorpora de inmediato, nuevamente la ira lo acapara, le grita al espectro que se detenga, que si lo que dice es verdad, eso significa que Alone… Hades fue quien dio esa orden… Demorándose unos segundos en responder, Kagaho finalmente le dice que no, que la orden la dio Pandora y que la esencia del ejército de espectros ya no es del señor Hades porque esa mujer lo está manipulando todo. La duda y la ira se mezclan en su interior, no logra hablar claramente, sólo a balbucear algunas palabras: Alone, Pandora, qué significa… Las llamas negras envuelven el cuerpo de Kagaho y es te emprende el vuelo de partida pasando al lado de Pegaso que cae aparatosamente a un lado, desde el cielo le dice que si de verdad desea averiguar todo, que lo compruebe por él mismo. En el cielo, su imagen desaparece; Kagaho se aleja a toda velocidad, pensando en Tauro por última vez, le dice que ha pagado la deuda que le debía.

Pegaso se queda parado, completamente perdido. Detrás de él los chicos se han despertado y corren hacia el cuerpo sin vida de su maestro. Teneo lo sienta y lo abraza con una mano en la cara para tapar sus lágrimas; Saro rompe en llanto y le grita a Tenma qué fue lo que pasó, por qué el señor Aldebarán está muerto; Serinsa se acerca y se agacha para hacerles compañía. Todo es confusión y dolor, los tres muchachos se quedan al lado de su maestro, Teneo se para y ve marcharse a Tenma, que se aleja con lágrimas en los ojos, sintiéndose culpable por todo lo que pasó.

Personajes

Lugares

Fuente

Blog de Saint Seiya: The Lost Canvas 51

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar