FANDOM



"Irrupción" (突入!, Totsunyū) es el capítulo número 63 de The Lost Canvas, ubicado en el Volumen 8 de la obra, puesto a la venta el 8 de abril de 2008.

Sinopsis

Puente de las almas:

Manigoldo está fuera de sí, sonríe con malicia, la observa quemarse y les satisface. Le comenta nuevamente que ese fuego es el Ignis Fatuus y mientras tenga almas a su alrededor como combustible, jamás se apagará. Verónica ya no puede más, su agonía es enorme pero prisionera, no tiene nada más que hacer. Manigoldo le grita que ya es hora de que desaparezca, poniendo las manos en su cintura, se burla de ella diciéndole que se quema bastante bien. Las llamas vuelven a crecer en intensidad, ella grita desesperada, en su frente, la gran estrella símbolo de los dioses gemelos ha comenzado a brillar con más fuerza y una potente voz se deja escuchar por todo el lugar. Thanatos le dice a Verónica que siendo un espectro se le otorgó un cuerpo inmortal. Le dio una parte de su poder, le dio el Bosque de la muerte y aún así no pudo ganarle a un simple caballero de oro… a un simple humano. Agonizante, le pide a su señor Thanatos que por favor la perdone… Las llamas están a punto de terminar con su vida pero ella ya no grita, se encuentra tranquila dentro de las llamas, hipnotizada por la voz de su señor. Thanatos vuelve a la carga, su cosmos ha llegado al puente de las almas y su voz se deja escuchar nuevamente. Le dice a su sirvienta que no le perdonará si desaparece de esa forma, que por lo menos le debe ofrecer la cabeza de ese hombre antes de que su alma sea consumida. Verónica reacciona ante tales palabras, abre los ojos y se libera parcialmente del Ignis Fatuus, aun con el cuerpo cubierto por las llamas azules, comienza a correr desesperadamente hacia Manigoldo que la ve incrédulo. Está vez su reacción ha sido legítima, su expresión es de asombro y sólo alcanza a balbucear algo referente a ella. Los cosmos han aumentado su esplendor, ambos contrincantes han chocado produciendo una terrible explosión y un muro de humo y polvo se ha levantado entre ellos.

Bosque de la Muerte:

El cuerpo de Verónica yace sin vida, desprovista de alma; la gran masa formada por los árboles y demás habitantes del bosque han comenzado a secarse y a disolverse. Yato mira sorprendido a su alrededor y les comenta a los otros dos como el bosque en su totalidad está desapareciendo rápidamente, Tenma por su parte se pregunta si será debido a que Manigoldo obtuvo la victoria… aunque como aún no ha regresado, puede que él… aunque no puede ser porque él es muy fuerte y probablemente seguirán contando con su ayuda más adelante. Yuzuriha les dice que tienen que continuar y que mejor se den prisa, dándose la vuelta se apresta a seguir. Yato la detiene y con cara boba le pregunta si ya conocía a Manigoldo. Ella lo mira y les dice que se había olvidado de comentárselos, pero él es el único discípulo del señor Sage, el hermano de su maestro, al que ellos han visto en varias ocasiones. Ambos compañeros se toman la cara y el mentón rebuscando entre sus recuerdos hasta que Yato recuerda a un Sage… ¡el nombre del Patriarca es Sage! Y es el hermano de su maestro… y el maestro de Manigoldo… y no puede dejar de pensar que esa persona es más que impresionante. Tanto Tenma como Yato se han quedado con la boca abierta, el único discípulo del Patriarca… Yuzuriha les incita a seguir, el bosque casi ha desaparecido y ya se puede ver el camino que permanecía oculto, un poco más adelante se encuentra la aldea de Tenma y tiene que dirigirse primero a ese lugar. Ellos asienten y se alistan para partir. El trío ha decidido a continuar y comienzan a correr, dejando el Bosque de la Muerte, a Verónica y a todas las trampas que ella les puso, atrás.

Templo de los dioses Gemelos:

En una mesa, en uno de los salones de la parte superior del templo, ambos dioses se encuentran con su forma humana jugando tranquilamente una partida de ajedrez. Hypnos lo mira después de mover su ficha en el tablero y le pregunta cómo se puede mantener al margen con lo que pasó con Verónica y el Bosque de la Muerte. Este contiene una pequeña risa y le contesta que hay demasiados humanos en ese lugar, además que a Verónica le dio el poder suficiente para hacer cargo de todo. Le pide a su hermano que no sea tan cauteloso porque gracias a lo que paso, Pegaso y los otros han pasado por ese bosque pero… Thanatos no logra terminar su frase, mirando a Hypnos le dice que otra vez es presa de uno de sus famosos sermones. Además a él no le gusta precipitarse en juegos baratos como los suyos, todo es un juego y los humanos no son más que piezas de ajedrez como esas que tienen al frente con la que pueden jugar donde al final pueden voltear el resultado con una sola mano. Hypnos lo observa pasivo, su rostro no demuestra ninguna expresión. Thanatos está complacido consigo mismo y dispone a mover la pieza del caballo en el tablero cuando una luz se forma encima de la mesa y una persona se materializa.

Un resplandor dorado ha aparecido encima de la mesa de ajedrez, Manigoldo ha llegado destrozando y pisando todas las fichas. La escena es para cortar el aliento, Hypnos ha cerrado sus ojos tratando de no prestarle importancia a su llegada, en cambio Thanatos se ha quedado sorprendido al verlo. Manigoldo ha hecho una entrada espectacular, aun encima de la mesa, les comenta que al parecer permanecía un agujero en el espacio de la colina Yomotsu que lo ayudó a llegar hasta allí. Mirando con confianza hacia ambos dioses, les dice que no deberían subestimar a ellos, los humanos. Thanatos lo mira con seriedad, a pesar de todo no ha perdido la compostura y se sorprende de que aún este con vida. Destrozando la ficha que tenía en sus manos por la cólera, le pregunta si acaso no sabe que se encuentra en presencia de un dios. Manigoldo se siente en control de la situación, como una falta de respeto pisotea algunas fichas del tablero que aun no habían sido destruidas y les pregunta con mofa si ellos dos son realmente dioses, porque de ser así seguramente deben ser los dioses gemelos que permanecen al lado de Hades. Para él es difícil identificarlos porque lucen exactamente igual para él, así que les pregunta cuál de ellos es el ´´señor´´ Thanatos, que le digan cuál de ellos dos es el dios al que desea despedazar personalmente… La tensión está en su cúspide, Manigoldo les lanza una mirada poco amigable, retándolos a hablar, Thanatos le devuelve la mirada con un gesto de desprecio sin animarse a responderle. La guerra ha sido anunciada y el primer golpe está a punto de ser lanzado.

Personajes

Fuente

Blog de Saint Seiya: The Lost Canvas 63

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar