FANDOM



"Familia de ensueño" (夢の眷族, Yume no kenzoku) es el capítulo número 72 de The Lost Canvas, ubicado en el Volumen 9 de la obra, puesto a la venta 6 de julio de 2008.

Sinopsis

El brazo de El Cid ha sido cortado, la sangra le chorrea de la herida dejando un pequeño charco en el suelo, su mano ha desaparecido, su propio ataque ha sido reflejado en su contra, sólo que lo atacó desde el costado cortándolo justo debajo del codo derecho. El caballero dorado no logra entender lo que sucedió, el dolor es insoportable pero trata de resistirlo, se pregunta qué fue lo que hizo ese tipo… Su espada sagrada ha sido quebrada y con su mano izquierda se toma el borde de la herida para tratar de contener la hemorragia y el dolor.

Los rasgos de su cara se han pronunciado, El Cid siente un dolor infernal pero no ha gritado a pesar de todo, la situación se ha complicado y se prepara para defenderse de otro posible ataque, su mirada es fría y sus ojos condenan al dios que lo lastimó. Ikelos lo observa con una gran sonrisa burlona mostrando todos sus dientes afilados y le pregunta si es que le puede regalar aunque sea un grito… le ha parecido extraño que no haya gritado ni emitido ningún sonido después de perder su brazo y eso le ha llamado la atención, satisfecho se toma la cintura con sus manos y le dice que es un hombre interesante. Con gran arrogancia le pregunta qué le pareció saborear la fuerza de su orgullosa técnica cortante, porque eso fue lo que pasó gracias a la distorsión del espacio que el utilizó y que puede manejar a su antojo. El Cid lo mira con ira pero curioso, mientras, los otros dioses del sueño disfrutan de la explicación de su hermano. Ikelos distorsiona el espacio entre sus manos donde se puede ver una pequeña entrada a otra dimensión. Su técnica consiste en distorsionar el espacio en el que se encuentra para redirigir ataques, suyos o del oponente y ocultarse y reaparecer en otro lugar; así fue como logró redirigir la presión creada por la espada para atacar desde un costado, algo muy sencillo de hacer para él. El Cid se ha quedado sin palabras, el poder que tienen es demasiado para él aparentemente… Oneiros le llama la atención a su hermano y le pide que deje de jugar de una buena vez, que se olvide de ese hombre que de todas maneras morirá a causa de la hemorragia, que ya es hora de irse. Oneiros y Phantasos comienzan a retirarse y este último recoge el brazo mutilado del piso y se lo lleva no sin antes decirle con una sonrisa al ´´señor caballero´´ si es que se lo puede regalar. Ikelos los ve partir y decide que es tiempo de irse también. El Cid por su parte se encuentra furioso, la sangre no deja de salir de la herida y el dolor lo está aplastando, pero decidido les grita, ¡que no se crean que sólo porque un caballero ha perdido un brazo quiere decir que se retirará! Sobre todo estando tan cerca de la barrera de Hypnos y después de todo el trabajo de investigación que se realizó para que él pudiera llegar hasta ese lugar… Su orgullo es de acero y sin decir más, se lanza hacia el frente para atacar a un Ikelos de espaldas que ya se encontraba de retirada. Nuevamente el espacio se distorsiona y la fuerza de su ataque ha salido disparada hacia otra dirección, su rival se enoja y sin dejarlo recuperarse, arremete hacia él con una fulminante embestida. El Cid ha recibido el terrible impacto a un costado de su cuerpo y ha salido volando por los aires a varios metros de altura y de distancia a una velocidad tremenda hasta caer sin poder evitarlo por un precipicio de unos doscientos metros de alto. El impacto ha sido colosal, se ha estrellado contra algunos árboles para quedar inconsciente, maltrecho e indefenso en el suelo. Ikelos avanza hasta el borde del precipicio y se asoma para ver hacia abajo, pero es demasiado lejos para distinguir algo sin contar la enorme cantidad de árboles y vegetación. Dándose media vuelta se retira pensado que lo que hizo fue realmente inútil y que el nivel de los caballeros de oro es bastante bajo. Siendo así, les será sumamente fácil capturar a Pegaso, aunque como lo dijo el señor Hypnos, serán cuidadosos al hacerlo.

Casa de Sagitario:

El maestro Hakurei y Sasha han llegado al templo de Sagitario, un templo aparentemente abandonado pero con un secreto en su interior. Athena le pregunta al maestro si lo que desea mostrarle se encuentra dentro de la casa de Sagitario y este le responde que sí… ahora que Thanatos ha sido sellado, los dioses súbditos de Hypnos han comenzado a movilizarse. Ella lo mira preocupada y le pregunta si se refiere a los cuatro dioses, los que son llamados ´´los hermanos e hijos de Hypnos´´. Tras contestarle afirmativamente, Hakurei le explica quien son estos dioses y procede a presentarlos:

  • El regente Oráculo de los dioses, la deidad de los sueños, Oneiros.
  • El regente del miedo y de las pesadillas con figura de bestia, Ikelos.
  • El regente de lo irreal, Phantasos de la Pseudoforma.
  • El regente de los sueños de los dioses y de los héroes, Morpheus de la forma.

Hakurei le pregunta si estaba al tanto de que Sisyphus investigó a los dioses por disposición suya y del Patriarca, ella asiente concentrada en la conversación. Ambos continúan avanzando por el noveno templo del zodiaco hasta llegar a una puerta y se detienen frente a ella. El maestro le dice que mientras Sagitario investigaba a los dioses gemelos, se percató de la existencia de esos cuatro dioses y almacenó toda la información recolectada dentro de ese templo, y probablemente esa sea la razón por la que Hypnos no bajó la guardia ante él. Dentro del cuarto, hallan al guerrero vencido. Sisyphus de Sagitario con su brillante armadura dorada, sentado y con los ojos cerrados, sin brillo en su rostro, con su alma sellada en algún lugar lejano por el poder de los dioses. El maestro le informa a Athena que su alma debió ser apresada en el Reino de los Sueños, porque si el Inframundo es un lugar de castigo para los humanos, se puede decir que el Reino de los Sueños, también conocido como ´´Mukai´´ es una especie de prisión para el alma. Sin contar que aquellos que caen en ese lugar pierden la oportunidad de reencarnar y duermen por toda la eternidad. Sasha voltea preocupada y ansiosa como si quisiera preguntarle algo importante. El maestro asiente y le dice que probablemente el siguiente desafío que enfrentará Pegaso será… ¡El muro del reino de los Sueños custodiado por los cuatro dioses! La situación se sigue complicando, mientras no logren derrotar a esos cuatro dioses del sueño Hypnos no aparecerá de nuevo y estos harán todo lo posible por capturar a Pegaso. Sasha resignada asiente y comprende que esa es la única manera, al mismo tiempo se encuentra preocupada por Tenma que sin saberlo, está corriendo un gran peligro. Y justo en ese momento, con la ayuda de Hakurei están intentando pensar en algún método para ayudarlo y derrumbar el inexorable Reino de los Sueños. Y es por eso que le desea a Tenma que se cuide.

Alrededores del pueblo natal deTenma:

El trío corre a toda velocidad por un espeso bosque, arriba a lo lejos, logran percibir el castillo de Hades, pero aun están bastante lejos y deben darse prisa en llegar. Yuzuriha le pregunta a Tenma si conoce bien el camino porque la neblina es muy densa y sería fácil que se perdieran. Él le responde que conoce muy bien todos los alrededores y que ya falta poco para llegar al lugar donde se encuentra el pueblo en el que creció, el lugar donde vivió los momentos más felices de su vida. Por unos segundos se pierde dentro de su memoria y una cálida sonrisa se dibuja en su rostro, luego regresa en sí y se da cuenta que están a punto de llegar. Faltan tan sólo unos metros para salir del bosque y ver a su pueblo natal, el que la última vez que visitó, se encontraba envuelta en llamas por culpa de… Su devastada ciudad… Tenma ha acelerado el paso dejando a sus amigos algunos metros atrás sin darse cuenta que cuatro sombras lo han estado siguiendo. Onerios toma una pequeña rama entre sus dedos y la pasa por la frente de Pegaso sin que este se dé cuenta. Tenma ha caído directamente en la trampa, los dioses del sueño se han apoderado de él sin que este se diera cuenta. Pensado que la realidad es lo que ve en ese momento se detiene asombrado con los ojos grandes abiertos al ver que su pueblo natal se encuentra frente a él, como si nada le hubiera pasado, lleno de vida y con gente por doquier, es un milagro o es un sueño… Las cuatro sombras detrás de él lo observan satisfechas habiendo cumplido con su misión dejando a un Tenma perplejo y atónito observando lo que hasta hace unos momentos creía imposible.

Personajes

Técnicas

Fuente

Blog de Saint Seiya: The Lost Canvas 72

Imágenes de debuts por orden de aparición

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar