FANDOM



"¡Lo derribaré!" (ぶっ飛べ,! Buttobe!) es el capítulo número 81 de The Lost Canvas, ubicado en el Volumen 10 de la obra, puesto a la venta 8 de agosto de 2008.

Sinopsis

Sinopsis: Oneiros aparece frente a Tenma y a El Cid. Después de llamar a las almas de los otros tres dioses, Oneiros se fusiona con ellas y prepara el ataque. En otro lugar, Athena presiente algo inusual y se lanza ella misma al reino de los sueños.

¡El ataque supremo de Oneiros! ¡El poder combinado de los cuatro dioses ataca a Tenma y a El Cid!

Oneiros acumula su tremendo poder en la punta de su dedo para aplicar su más terrible ataque: Guardians Oracle. La energía acumulada es demasiado poderosa, todo Morphia se ha puesto a temblar mientras la enorme luz ha comenzado a cubrir todo el lugar, arrasando todo a su paso. Los cuerpos de Pegaso y Capricornio comienzan a estremecerse y a torcerse sin haber recibido aún el impacto de lleno. Todo se ha terminado y la luz comienza a disiparse, Oneiros se pregunta si las almas y los cuerpos de esos dos habrán desaparecido. Finalmente, la terrible luz se ha ido la claridad ha regresado en la ya devastada Morphia. El dios desciende para comprobar su victoria pero para su sorpresa encuentra a los caballeros maltrechos pero en pie frente a él. Un objeto le ha llamada la atención, mirando el báculo sagrado de Athena clavado en el piso, no logra contener sus emociones y abriendo grande los ojos se queda fuertemente impresionado tras la llegada de la diosa.

El gran báculo los protegió del Guardians Oracle y del mismo modo, evitó que la puerta del sueño de Sisyphus fuera dañada. En una de las paredes del Mukai se abre un agujero resplandeciente por el cual, el alma de Athena penetra hasta ponerse a la altura de Tenma. Este le sonríe con ternura pronunciando su nombre en un susurro. Ella le devuelve la sonrisa y recogiendo su báculo, desaparece, perdiéndose en el interior del sueño de Sisyphus. La puerta del sueño ahora brilla intensamente por el cosmos de Sasha y ambos guerreros se sitúan inconscientemente a los costados protegiendo el lugar. El Cid retoma la compostura y le dice a Pegaso que la mismísima Athena ha irrumpido en el sueño de Sisyphus… y siendo así, ¡sólo hay una cosa más que deben de llevar a cabo! ¡¡Deben resguardar esa puerta a toda costa!!

Tenma aprueba la decisión del El Cid con un fuerte grito. Ambos se encuentran cansados pero sus espíritus se mantienen fuertes. La armadura de Pegaso muestra algunas gritas y las heridas en sus cuerpos son numerosas pero jamás se darán por vencidos y más ahora que tienen que proteger personalmente a su diosa. Oneiros se burla de ambos, estando al borde la muerte, duda que les quede cosmos que incendiar, así que no tienen nada más que hacer frente a alguien como él. Ha llegado la hora de que desaparezcan al lado de esa patética diosa que tienen. El Cid baja la mirada mientras acumula su poder, recuerda las palabras de aquel sujeto al que vino a rescatar, lo que siempre les dijo: ¡¡que el amor de Athena es Esperanza!!

El ataque ha comenzado, del brazo de El Cid ha salido un potente ataque cortante que ha pasado rosando el cuerpo del dios, este le sonríe y le pregunta al “estúpido” hacia donde estaba apuntado. El plan ha salido a la perfección y Tenma aparece detrás de Oneiros diciéndole que es peligros estar mirando hacia otro lado. Pegasus Ryu Sei Ken sale de nuevo con todas sus fuerzas, los meteoros chocan en el cuerpo invencible del dios sin causar ningún efecto. El ataque no se detiene y el Oneiros le comenta que de nada sirve un ataque si el enemigo está al tanto de todo, y que esa sí es una regla que debería recordar. Tenma le sonríe con brusquedad, sin dejar de atacarlo y le contesta que a pesar de todo no desistirá porque esa es la manera de derrotarlo. Más y más meteoros salen disparados contra él dios, este no es afectado por ninguno pero se da cuenta de que poco a poco lo están haciendo retroceder. Detrás de él, una grita en el espacio se ha abierto gracias al ataque anterior de El Cid, una rajadura en las paredes del Mukai, una salida al exterior ¡El ataque de los guerreros que consiste en alejar al dios de donde se encuentra Athena para poder protegerla! Habiéndose dado cuenta de la trampa, Oneiros se dispone a repeler el ataque de Pegaso pero casi es demasiado tarde para evitarlo. Tenma eleva su cosmos y la potencia del Ryu Sei Ken aumenta de golpe pero El Cid aparece a su costado diciéndole que ese poder no será suficiente para sacar al dios de sus dominios. Siendo su ideal el mismo, ninguno de los dos tuvieron que ponerse de acuerdo para atacar, sus poderes combinados han sido tremendos, Pegasus Sui Sei Ken y Jumping Stone han chocado contra el cuerpo del dios con gran violencia. Jumping Stone, la técnica de Capricornio en la cual utiliza sus piernas para atacar mezclada con el tremendo Cometa de Pegaso han impulsado a Oneiros hasta chocarse con la grieta en la dimensión, sacándolo del Mukai. La realidad, el cielo y la tierra los rodean, Athena está a salvo por el momento y el desenlace de la batalla final se dará en el exterior.

Personajes

Técnicas

Fuente

Blog de Saint Seiya: The Lost Canvas 81

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar